Extras para regalar con el curso

Cuando regalas un curso de masaje infantil, envío un vale con una nota que puedes escribirme o enviarme incluso a mano, o con tu firma. Esta carta puede ser física si lo deseas (sin coste añadido), y además quizás quieras incluir:

  • CD Para una nueva vida, de Luis Paniagua
  • CD Ami Tomake
  • Libro Masaje infantil: guía práctica para el padre y la madre, de Vimala McClure
  • Cuento Los besitos, de Anne Gutman

[en construcción]

¿Cuándo empezar el curso de masaje?

Normalmente cuando doy una charla o un taller de introducción, invito a embarazadas y futuros padres, pues es interesante que conozcan la base teórica (importancia del tacto en el vínculo de apego seguro, el desarrollo sano del bebé, qué aceites usar, cómo empezar, etc.) y, aunque aún no tengan a su bebé en brazos, pueden comunicarse con él hablándole, acariciando la barriga y dando golpecitos, contándole cosas, teniéndole en cuenta.

Una vez la criatura ha nacido, aconsejo no tener prisa en el sentido de buscar un momento en el que no sea un estrés añadido recibir mi visita. Mi alumna más pequeña tenía quince días: su mamá quiso acudir al curso de masaje en el centro donde había compartido yoga prenatal con otras embarazadas, porque le apetecía seguir en contacto con el grupo. ¡Lo disfrutaron mucho! Y bueno, tampoco es lo mismo salir de casa que poder recibirlo en la comodidad de tu hogar.

Para la primera sesión al menos, me gusta que estén ambos progenitores si es posible. En el caso de una mamá sola, esa persona cercana si la hay, que más vaya a apoyarla durante el inicio (sea familiar o amigo/a) y que quizás también vaya a cuidar al bebé a ratos. Aconsejo avisarme con quince días de antelación al menos, para cuadrar agendas al concertar cita.

Algo muy importante es que dejes de lado la expectativa de que durante mi visita -es decir, mientras estoy en tu casa impartiendo la sesión- vas a hacer masaje al bebé y poder practicar con él/ella todo lo que te estoy mostrando. A lo mejor en ese momento tu bebé quiere dormir o alimentarse (lo más frecuente, cuando son muy pequeños) y por eso llevo mi familia de muñecos. Nada menos que tres: uno oriental (Lupe), otro africano (Lucas) y una prematura (Martina). Si algún día adopto otro/a, tendré que cambiar de maleta.

Siempre muestro los movimientos sobre uno de mis muñecos y mamá / papá / la abuela / la hermanita, etc. podéis practicar a la vez con el resto de los que tengo disponibles. Porque lo bueno es que estos tres siempre están por la labor :p

Librerías y bibliotecas para bebés en Valencia

Me encanta fisgonear en las librerías, ojear novedades y comprar libros porque sí, fuera de cumpleaños y fiestas de regalar. Aunque desde que ya no vivo en la capital lo hago muy poco, de vez en cuando me dejo caer por la Librería Verde y en Léolo. Cuando mi hija era más pequeña, el París Valencia de C/ Pelayo era un clásico: siempre que íbamos a pasar el día de viaje -el tren a Navarra son bastantes horas- cogía algún álbum de pegatinas, nos daba para un rato entretenido.

Para ojear libros infantiles, también solemos acudir a las bibliotecas públicas. La red de BPM -Bibliotecas Públicas Municipales- comprende más de treinta; seguro que tienes alguna cerca de casa. Varias están especializadas por temas, como la de ecología y medio ambiente en el parque de Marxalenes (Joanot Martorell) o la enfocada a padres y madres, en el Cabanyal (Casa de la Reina).

Nuestras favoritas son la de Rambleta (Clara Santiró i Font) y la BPE en C/ Hospital:

Biblioteca Clara Santiró i Font en Rambleta (C/ Pío IX, 2 – planta 4)
Nos gusta porque tiene un espacio separado para peques -antes de entrar en la biblioteca general- muy luminoso y con mobiliario adecuado, todo muy nuevo. Además también el fondo (a diferencia de muchas otras BPM) es moderno, variado, bien clasificado, genial. Siempre nos llevamos 2-3 libros, cuando en otras bibliotecas nos toca buscar y rebuscar hasta encontrar las «joyas». De muestra un botón, aquí os dejo algunas sugerencias que podéis encontrar allí (consulta antes el catálogo, si quieres asegurarte la disponibilidad, que no esté prestado ese ejemplar):

– Hola bebé, de Jenni Overend y Julie Vivas
– Mi barco, de Randall de Sève y Loren Long
– ¿Quién ha pasado por aquí? Las huellas y los rastros de los animales, de Monica Lange y Christine Faltemayr
– Diez semillas, de Ruth Brown

La Biblioteca Pública del Estado (BPE) en C/ Hospital, 13 es nuestra otra favorita. El fondo es amplísimo y variado, no sólo de libros sino de material multimedia (música y pelis) así que imposible también salir sin algo interesante. Lo que no me gusta tanto del espacio es la falta de luz natural así que solemos ir, buscar por encima y leer en otra parte. Hace un tiempo cambiaron la entrada justo al lado opuesto (que da al MUVIM), más cerca de la zona infantil. También está bien el jardín de fuera, para quedar con otras mamás y peques a comer a la sombra y jugar.

SÁBADOS: ¿qué bibliotecas abren? Aquí puedes ver el calendario 😉

Espero que os sean útiles las recomendaciones y disfrutéis de la lectura.

¡Bebé al suelo! Ponle una alfombra de juego

Allá por 2008 cuando empezaba con las clases de yoga con bebés, realicé un exhaustivo estudio de mercado para conseguir un suelo de quita y pon que fuera aislante, fácil de limpiar, agradable y libre de tóxicos. Actualmente en tiendas de juguetes o en los chinos, hay una gran variedad de alfombras tipo puzzle, con distintos diseños y muy económicas. Cumplen el requisito de ser aislantes y cómodas para los bebés (aislantes del frío y firmes, no resbalan y pueden moverse libremente).

Pero mi consejo: elige un producto de calidad, mejor si es libre de PVC y ftalatos. Ten en cuenta que tu bebé probablemente pase muchas horas allí, incluso en alguna ocasión puede chupar el material. Así que si tienes gente que quiera juntarse para regalarte algo, éste es un acierto seguro (consulta la Lista de regalos útiles).

Consejo #2: si tienes gato/a en casa, ¡mucho ojo! En cuanto encuentre esta superficie, sus uñas se dedicarán a «escarbar» hasta destrozarla en un pispás. Así que no te descuides, asegúrate de cerrar la puerta del espacio donde la uses y procura guardarla fuera de su alcance. De nada 😉

En su día me decanté por un par de pack de piezas puzzle, de tamaño grande de la marca Imaginarium (pondré enlace a algunas fotos, para que puedas ver). Sé que hay muchas marcas en la actualidad, y mi elección ahora mismo serían las alfombras de juego reversibles de SKIP*HOP. Al no ser puzzle, es más fácil de limpiar (no hay huecos, recovecos entre piezas).

Con un tamaño de 218 x 132 cm (grosor: 1,15), este modelo está disponible en varios diseños (Zoo, Village, Cloud) y puedes comprarla por unos 100€ en Bebitus, en breve te pondré enlace de alguna tienda física.

La descubrí en casa de la penúltima familia que me contrató, y realmente la calidad me sorprendió: agradable al tacto, firme a la vez que ligeramente «acolchada» y estéticamente muy bonita.

Boletín para alumnos/as

Las personas que habéis recibido el curso completo de masaje infantil, podéis suscribiros al newsletter. Novedades e información exclusiva para mantenerte al día en tacto nutritivo en familia.